Cuento suizo de Navidad

En diciembre en Suiza ya es invierno. La nieve cae suave sobre los pueblos encantadores. El paisaje se cubre todo de blanco y el ambiente mágico que se crea regala a la gente una emoción única.

San NicolásEs la noche del 5 de diciembre. Toda la familia está reunida en casa, sentada delante de la chimenea encendida, de la que emana un calor muy agradable. Los niños escuchan a la madre contándoles un cuento de navidad. Se trata de la historia de San Nicolao della Flüe.
-“San Nicolás es el santo considerado el protector de los niños. Como sabéis, mañana, el día 6 de diciembre, es el día dedicado a él. Cuando estéis jugando y estudiando en la clase, él llegará a visitaros. ¡Lo reconoceréis muy rápidamente porque es un hombre bastante viejo, vestido de rojo y blanco con una capucha, un palo y con la barba larga, larga que llega casi hasta los pies! Estará acompañado por sus compañeros; su asistente “Schmutzli” estará vestido de color marrón y llevará también la barba muy larga. Los otros ayudantes llevarán ropa de color negro, linternas y antorchas. Además, ¡San Nicolás estará acompañado por su inseparable burro!”.

“Cuando llegue” –prosigue la madre-, “tendréis que recitar canciones y poemas para que él se sienta bienvenido. Después, consultando su grande libro marrón, él sabrá quienes de vosotros fueron buenos durante el año pasado y quién no. Los que fueron buenos recibirán una bolsa llena de regalos como mandarinas, nueces y muchas golosinas. Los que no fueron muy buenos recibirán… ¡una reprimenda!”.

Gaia Rossatti, 20.11.2014

Autor entrada: EINerja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *